26 dic. 2018

Los Secretos de un Recuerdo - Andrea Golden

Publicado en 2016 y escrito por la autora española Andrea Golden.

Elena Von Schuller, habiendo empleado su influencia como la esposa del comandante Alfred tuvo potestad para beneficiar a los prisioneros de su elección y evitarles un destino más severo y angustioso. No obstante, fue repudiada y sentenciada por crímenes humanitarios en la Alemania nazi durante la segunda guerra mundial.   

Rebecca Dötzel, de ascendencia judía, delatada por su ex-novio a causa de una infidelidad. Fue apresada en un campo de concentración nazi donde soportó de manera estoica los abusos y la aflicción de haber sido despojada de una vida de privilegios que conllevaba su condición de reconocida violinista.

Siete décadas han transcurrido desde entonces, y ahora Gael, hijo de Elena, se ha dado a la tarea de limpiar el nombre de su madre. Para ello deberá indagar e investigar sobre los hechos que acontecieron durante la guerra y la implicación de su madre en aquel suceso. 

Será Alicia quien antes de dar su último aliento arroje la luz que esclarezca la culpabilidad o inocencia de Helena durante el juicio.


Mi puntuación:

Una historia conmovedora sobre dos mujeres que se conocen en circunstancias adversas y donde, a su manera, la una representa la salvación de la otra, ambas padeciendo el suplicio de la guerra pero desde distintas perspectivas. Entorno que nunca permitirá que se produzca un acercamiento definitivo entre ellas; un destino marcado por las diferencias sociales y raciales. Dos mujeres pertenecientes a mundos diametralmente opuestos y que pese a ello, sucumbirán irremediablemente a la mutua atracción que entre las dos surge.

La obra aporta datos interesantes en varios aspectos: Por un lado describe los horrores de un combate armado que arrasaba con todo, separando familias y aniquilando individuos inocentes ajenos a la guerra. La penuria lacerante del hambre, la injusticia, el dolor, la enfermedad, la desolación y la pérdida; capaces de menoscabar la dignidad humana. Todo aquello fomenta una lectura penosa de un panorama desolador donde miles de sujetos luchan por escapar y sobrevivir a un destino devastador.

Por otro lado se introduce el tema de la homosexualidad, la atracción que se produce entre dos seres que coexisten en condiciones extremas y que en medio del más profundo desasosiego se conmueven ante el dolor del otro. Situación en la que ya no cabe considerar el género sino la luz de esperanza y el incentivo que constituye para sí el saberse amado y correspondido a pesar de la dureza circundante. Realmente cuesta poco entender cómo en la más profunda soledad y desesperación de un exterminio bélico pueda surgir el amor que traspasa los preceptos de la tradición y la religión.

Esta historia muestra cuan equivocados podemos llegar a estar al juzgar por las apariencias, a cuantas conclusiones apresuradas podemos llegar sin haber conocido los pormenores que las fundamentan. Quizá sea una necesidad humana la de asignarle una explicación a cuanto nos rodea la que nos impulsa a definir acontecimientos o personas sin otorgar el beneficio de la duda. Quizá el hecho de que en muchas ocasiones acertemos con juicios raudos es lo que nos concede la certeza de que nunca vamos a errar.

Andrea Golden describe con maestría y soltura una historia que conmueve al lector haciéndole desear seguir leyendo hasta el final y en el transcurso ansiar que la historia no llegue a su fin. El libro se lee en un par de días a lo sumo, no porque sea una lectura particularmente corta sino porque una vez te adentras en la trama no vas a querer dejarlo inconcluso ni por unas horas. Te conviertes en parte de los testigos concurrentes que acuden al juicio día a día para escuchar el testimonio de Alicia y terminas cruzando los dedos para que ésta disponga de la lucidez suficiente y pueda narrar con claridad todo lo acaecido en aquel genocidio.

Desearía que esta historia tuviera una segunda parte y que Rebecca y Elena tuvieran un final más feliz..., pero claro está, aquello sería un desenlace muy poco realista considerando el espacio histórico en que la obra fue ambientada.

Gracias Andrea por compartir esta historia conmigo, estaré atenta a tus próximas publicaciones.

No hay comentarios:

Publicar un comentario